Microondas. Historia, mitos y verdades

Telemedical Potección > Telemedical blog > Microondas. Historia, mitos y verdades
Telemedical blog

El microondas es un electrodoméstico que está presente en la mayoría de nuestros hogares. Mucha gente desconoce las propiedades físicas que hacen que nuestro microondas caliente los alimentos y es por eso que todavía genera muchas suspicacias. De vez en cuando, salen a la luz publicaciones que alertan sobre los peligros de usar este útil electrodoméstico de forma continuada. Algunas afirmaciones de estos artículos son ciertas, y otras son completamente disparatadas.

Historia del Microondas

Como muchos inventos, el microondas nació de forma fortuita en 1945, el ingeniero Percy Spencer estaba intentando encontrar nuevas tecnologías para uso militar y al echar mano de un caramelo que tenía en el bolsillo, comprobó que este se había derretido. Así, de esta forma fortuita… y peligrosa, supo que las microondas que generaba el dispositivo llamado magnetrón que estaba probando, y cuyo objetico era la invención de un nuevo tipo de radar, hacían girar las moléculas de agua de los alimentos, y de esta forma, las calentaba.

Los primeros microondas se empezaron a fabricar en los años 50, pero hasta la década de los 70 no empezaron a introducirse en los hogares de Estados Unidos. Hoy en día, el microondas se ha popularizado y se considera una forma rápida y sencilla de cocinar los alimentos. Aun así, el microondas sigue siendo un gran desconocido y son muchos los mitos que se han mantenido en el tiempo por el desconocimiento de la gente

Telemedical microondas

Mitos y verdades sobre el microondas

1.- Las ondas que emite hacen que la comida sea peligrosa: Falso

Es absolutamente falso que la comida calentada o cocinada en un horno microondas sea peligrosa. El propio funcionamiento de este electrodoméstico hace que sea imposible. Las microondas son ondas electromagnéticas de alta frecuencia que actúan sobre las moléculas polares como las del agua, las grasas y los azúcares sin cambiar su composición . Sólo las mueve y en base a esto , las calienta.

La explicación es bastante sencilla: Las moléculas de agua, al recibir el impacto de las ondas , son empujadas unas contra otras, provocando choques que generan calor.

2.- El microondas te puede producir quemaduras. Cierto

Este es el único riesgo que tienen los microondas domésticos. A diferencia del móvil o del radar, en el horno microondas se generan ondas que están concentradas en un espacio cerrado. Si nuestro aparato no está herméticamente blindado al exterior , éstas pueden salir al exterior y , literalmente, cocinarnos igual que a nuestros alimentos. De ahí la importancia de que nuestro microondas esté en perfecto. Debemos revisar que la puerta cierre bien y que el cristal no tenga ninguna grieta visible. Todos los microondas tienen sistemas de seguridad para evitar que las ondas atraviesen las paredes metálicas del aparato que consisten en una malla metálica con agujeros de 1,5 mm. Teniendo en cuenta que la longitud de onda de la microonda es de 12 cm, no puede atravesarla.

3.- Podemos comprobar si un microondas tiene fugas haciendo sonar un móvil en su interior. Falso

Existe la creencia popular de que para comprobar si un microondas tiene fugas, debemos poner el móvil dentro y, sin ponerlo en marcha, si el teléfono suena es que tiene fugas. Si no suena, es que el horno cierra completamente. Pues bien, este mito es completamente falso ya que la longitud de onda que se utiliza en telefonía es menos que la que usa el microondas y el teléfono siempre sonará.

4.- El microondas destruye todos los nutrientes. Falso

Los alimentos cocinados en el microondas son , al menos, tan saludables como los elaborados en el horno o en una sartén convencional. Por definición, el microondas calienta las moléculas de agua y grasa de nuestros alimentos, sin perder apenas los nutrientes. Una de las peores maneras de preparar un alimento es hervirlo ya que se pierden las vitaminas hidrosolubles al diluirse en el agua sus nutrientes pasa al agua.

El microondas tiene la ventaja de poder cocinar sin aceite, cosa que hace que ese alimento tenga menos calorías.

5.- No se puede cocinar todo tipo de alimento. Falso

En el microondas podemos cocinar absolutamente todo, sólo debemos seguir las indicaciones adecuadas. Eso si, debemos de ser conscientes de que el microondas tiene ciertas limitaciones, como por ejemplo con seguir la reacción de Maillard por la que la carne aparece doradita y tiene un punto tostado. Esto ocurre porque el microondas tiene la limitación de no poder alcanzar altas temperaturas.

6.- El microondas no cocina de forma homogénea. Verdadero

Si freímos un filete en una sartén, es fácil adivinar que el calor llega a toda la carne por igual. En el Microondas, no. La propia forma de cocinar del microondas hace que los alimentos nos se hagan de forma homogénea, ya que su composición de agua no es la misma en todas sus zonas, así, unas partes se harán antes que otras.

Son fáciles de cocinar los pescados y las verduras pero con algunos productos resulta imposible. Si el alimento no contiene agua o grasa, no es posible cocinarlo.

7.- Cualquier recipiente es válido para un microondas. Falso

Sólo podemos introducir en un microondas aquellos recipientes que estén homologados para su uso y que sean capaces de resistir altas temperaturas. Se suele decir que los plásticos son incompatibles con el microondas porque transfieren elementos indeseados a los alimentos. Hoy en día, existen muchos recipientes de plástico específicamente fabricados para su uso en el microondas, perfectamente aptos para cocinar en ellos los alimentos.

En cuanto a los utensilios metálicos, mejor mantenerlos lejos de nuestro microondas ya que las ondas que emiten, mueven los electrones y se pueden acumular en un extremo o en la superficie y llegar a provocar chispas que son atraídas hacia el magnetrón de nuestro aparato, llegando a inutilizarlo

Leave a Reply