Los peligros de urgarte la nariz

Los expertos dicen que hurgarse la nariz no solo es asqueroso, es peligroso en tiempos de coronavirus

 Enseñamos a los niños a no hacerlo. Es antihigiénico y también desagradable de ver.

Sin embargo, seamos realistas. La mayoría de nosotros nos hurgamos la nariz: alrededor del 91% según el único estudio que parece haberse realizado sobre el tema. Sin embargo, si miras a tu alrededor, no es raro ver a alguien con un dedo en la nariz, ya sea discretamente o de forma burda.

Las personas no solo propagan sus propias bacterias y virus en todo lo que tocan, sino que también transfieren gérmenes de la punta de los dedos a la nariz.

Eso significa que puede propagar el coronavirus a otros a partir de que se haya hurgado la nariz, y también es más probable que traiga ese virus, junto con otros como la gripe o el rinovirus (el resfriado común), directamente a su cuerpo.

Cómo entra el coronavirus en tu cuerpo

La nariz es una de las tres formas principales en que los virus pueden entrar en nuestro cuerpo; las otras dos son la boca y los ojos. La nariz tiene una serie de sistemas de defensa para mantener alejados a los patógenos, incluidos los folículos en la parte delantera de las fosas nasales para bloquear las partículas más grandes y la membrana mucosa.

Ese revestimiento húmedo de la nariz tiene glándulas microscópicamente pequeñas que pueden secretar mucosidad en las vías respiratorias en respuesta a invasores extraños. Eso incluye cosas grandes como polen, suciedad y polvo y también cosas microscópicas, que incluirían bacterias y virus.

Un poco de mucosidad es algo bueno y saludable, ya que mantiene fuera a la mayoría de los invasores. Pero cuando se seca, junto con lo que haya atrapado, se convierte en lo que la mayoría de nosotros llamamos mocos (los científicos los llaman costras). Cuando sientes uno en tu nariz, es fácil querer sacarlo de forma impulsiva.

Lo que mucha gente no se da cuenta es lo delicada que puede ser la piel dentro de la nariz. El hurgarse la nariz puede crear pequeños cortes en los delicados revestimientos epiteliales de la cavidad nasal.

Una vez que se rompe esa barrera, se ingresa directamente a un capilar, que se convierte en el conducto para la infección por partículas virales. Esta brecha aumenta sus posibilidades de transmitir los gérmenes que tiene en las manos directamente al torrente sanguíneo.

Telemedical no te urges la nariz

Romper un hábito

El hurgarse la nariz es algo que debe evitarse, más que nunca durante una pandemia. Pero los hábitos pueden ser difíciles de romper, especialmente aquellos que haces sin pensar.

Los profesionales de la salud mental consideran que hurgarse la nariz, como morderse las uñas, pellizcarse la piel, morderse los labios o el cabello, es un comportamiento repetitivo centrado en el cuerpo. Esas son acciones que están dirigidas al propio cuerpo y que a menudo se enfocan en arreglar o quitar aquellas partes que nos acomplejan.

Estos hábitos de comportamiento pueden ser un trastorno clínico si resultan en daño o deterioro significativo en la vida personal o profesional de alguien. Sin embargo, para muchos de nosotros son solo malos hábitos, no trastornos.

La terapia para revertir hábitos, una forma de terapia cognitiva conductual, es una herramienta que los psiquiatras usan para ayudar a las personas con comportamientos repetitivos centrados en el cuerpo. Este tratamiento aumenta la conciencia del comportamiento y sus consecuencias, y entrena al individuo para reemplazar el hurgarse la nariz con una respuesta competitiva. Eso significa hacer algo menos dañino y más aceptable socialmente con las manos, como cerrar el puño y sostenerlo, o apretar una pelota antiestrés.

Aquí es donde el uso de mascarillas puede ser especialmente útil. Además de la eficacia de las mascarillas para reducir la transmisión de partículas en el aire que pueden contener coronavirus, también pueden ayudar a reducir el hurgarse la nariz al bloquear físicamente la acción habitual o inconsciente de pasarse los dedos por la nariz.

Buenas prácticas de salud nasal

Si comprueba que hurgarse la nariz no es tanto un hábito como una reacción a una nariz constantemente incómoda u obstruida, hágase revisar por su médico o en una clínica local. Su problema podría tener menos que ver con esas costras nasales y más que ver con otro problema que debe abordarse:

Podría tener un tabique desviado, podría tener inflamación nasal, podría ser propenso a las alergias estacionales o crónicas, donde sus membranas nasales están constantemente hinchadas.

La mejor manera de deshacerse de los mocos es sonarse la nariz con un pañuelo de papel y luego lavarse las manos, en lugar de quitarse las costras.

Los aerosoles de solución salina son otra opción. Recuerde, la costra es solo un trozo seco de moco. Si rehidrata el moco, debería poder soplarlo o hacer que salga por sí solo.

Sin embargo, todos deberíamos tener nuestra propia botella, sin compartir, ni siquiera con nuestra pareja. Debe mantenerse limpio y la punta debe limpiarse regularmente para que los gérmenes no se transfieran a la nariz de un uso a otro. Los humidificadores para mantener el aire interior hidratado también pueden ayudar a reducir la formación de costras.

Prevenga el COVID-19 y la pérdida del olfato

Cuidar su salud nasal, lo cual significa no hurgarse la nariz, reducirá el riesgo de contraer coronavirus y transmitirlo.

Leave a Reply