¿Es saludable beber zumos de frutas?

Telemedical Potección | Telemedical bienestar > Telemedical blog > ¿Es saludable beber zumos de frutas?

Muchos de nosotros vemos el zumo de fruta fresca como una forma saludable de obtener una mega dosis de vitaminas, pero ¿es eso cierto? ¿Y qué le hace a nuestros niveles de insulina y azúcar en sangre?

La fruta recién exprimida se ha convertido en un elemento básico en muchas dietas, especialmente aquellas de consumidores ocupados y preocupados por la salud que pueden ahorrar tiempo en la preparación (y tal vez incluso en masticar) sus alimentos sin perder nutrientes. El zumo de frutas también se ha relacionado con afirmaciones de que puede ayudarlo a perder peso y “desintoxicar” su sistema.

Todo lo cual, por supuesto, lo ha hecho muy lucrativo. El mercado mundial de zumos de frutas y verduras se valoró en $ 154 mil millones (£ 123 mil millones) en 2016 y se espera que crezca.

Pero, ¿los zumos son realmente tan saludables como pensamos?

La mayoría de los alimentos que contienen fructosa, un azúcar natural que se encuentra en todas las frutas y zumos de frutas, no parecen tener efectos dañinos siempre que no contribuyan al exceso de calorías diarias. Esto se debe a que la fibra que se encuentra en las frutas enteras está intacta y el azúcar se encuentra dentro de las células de la fruta. A nuestro sistema digestivo le toma un tiempo descomponer estas células y que la fructosa ingrese al torrente sanguíneo.

Pero este no es el caso del zumo de frutas.

Al zumo de fruta se le ha eliminado la mayor parte de la fibra, por eso, a diferencia de la fruta entera, la fructosa en los zumos de frutas cuenta como “azúcares libres”, que también incluyen la miel y los azúcares añadidos a los alimentos. La Organización Mundial de la Salud recomienda que los adultos no ingieran más de 30 g de azúcar agregada, el equivalente a 150 ml de zumo de frutas, por día.

El problema es que, con la fibra eliminada, la fructosa del zumo de frutas se absorbe más rápidamente. Los picos repentinos de azúcar en la sangre hacen que el páncreas libere insulina para que vuelva a un nivel estable. Con el tiempo, este mecanismo puede desgastarse, aumentando el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. En 2013, los investigadores analizaron los datos de salud de 100,000 personas recolectados entre 1986 y 2009 y encontraron que el consumo de zumo de frutas estaba relacionado con un mayor riesgo de diabetes tipo 2. Llegaron a la conclusión de que, dado que los líquidos pasan por el estómago al intestino más rápido que los sólidos, incluso cuando el contenido nutricional es similar al de la fruta entera, el zumo de fruta produce cambios más rápidos y mayores en los niveles de glucosa e insulina.

Telemedical zumo de frutas

Otro estudio encontró una relación entre el zumo de frutas y la diabetes tipo 2 después de seguir las dietas y el estado de diabetes de más de 70.000 enfermeras durante 18 años. Los investigadores explican que la posible razón de esto puede haber sido en parte la falta de otros componentes que se encuentran en la fruta entera, como la fibra.

Los zumos que contienen verduras pueden proporcionar más nutrientes y menos azúcar que los zumos compuestos solo de fruta, pero aún carecen de fibra valiosa. Las dietas ricas en fibra se han relacionado con un menor riesgo de desarrollar enfermedad coronaria, accidente cerebrovascular, presión arterial alta y diabetes, y se recomienda que los adultos consuman 30 g por día.

Que pasa si nos excedemos con el zumo de frutas

Aparte del vínculo con la diabetes tipo 2, muchos estudios coinciden en que el zumo de frutas es dañino y contribuye a un exceso de calorías.

Entonces, aunque tenemos claro que el zumo de frutas puede causar diabetes y además es parte de una dieta más calórica, lo que aún no sabemos es cómo afecta a la salud a largo plazo.

Si tomamos zumos tenemos un mayor riesgo de consumir más de la cantidad diaria recomendada de calorías (alrededor de 2000 para las mujeres y 2500 para los hombres). Numerosos estudios han demostrado que beber zumo de frutas no nos hace consumir menos de otros alimentos durante el día.

También es fácil consumir grandes cantidades de zumo de frutas con bastante rapidez, lo que significa calorías adicionales. Y cuando las calorías aumentan, esto puede contribuir al aumento de peso.

Desintoxicación desacreditada

Otra razón de la reciente popularidad del zumo de frutas es el argumento de que puede ayudar a desintoxicar el cuerpo.

Sin embargo, el único uso médicamente reconocido de la palabra “desintoxicación” se refiere a la eliminación de sustancias nocivas del cuerpo, incluidas las drogas, el alcohol y el veneno.

Todo el concepto de que una dieta de zumos sea desintoxicante es una falacia. Consumimos compuestos todos los días que pueden ser tóxicos y nuestros cuerpos hacen un trabajo maravilloso al desintoxicar y eliminar todo lo que comemos.

Y el zumo tampoco es una panacea para obtener los nutrientes.

Hay muchos nutrientes contenidos en las partes de las frutas, como la piel de las manzanas, que se excluyen cuando se exprime, y al final, se termina con agua azucarada con algunas vitaminas.

Beber zumos no es una forma ideal de alcanzar los “cinco por día” recomendados. La gente intenta comer cinco porciones de frutas y verduras por día y no se da cuenta de que no se trata solo de obtener vitaminas, También se trata de reducir la cantidad de carbohidratos, proteínas y grasas de los granos en nuestra dieta, y aumentar la fibra. Entonces, si bien el zumo de frutas es mejor que nada, existen límites. Particularmente conlleva riesgos cuando consumimos más de 150 ml de azúcares libres por día, o cuando nos sobrepasa la ingesta calórica recomendada. Nos aporta vitaminas … pero el zumo de frutas está lejos de ser saludable.

Leave a Reply