5 cosas que le suceden a nuestro cuerpo cuando gritamos y cómo controlarlas

Telemedical Potección | Telemedical bienestar > Telemedical blog > 5 cosas que le suceden a nuestro cuerpo cuando gritamos y cómo controlarlas

Una encuesta que se realizó en 2018 mostró que el 22% de sus participantes afirmaron sentirse enfadados, mientras que el 39% se sintió extremadamente preocupado. Y aunque la ira es un estado mental necesario para nuestra supervivencia, a menudo se nos va de las manos cuando aumentan nuestros niveles de estrés. Y puede tener muchos síntomas físicos de los que rara vez nos damos cuenta hasta que han progresado bastante.

Telemedical tiene algunos consejos para ofrecerte sobre cómo controlarte cuando aumentan tus niveles de ira.

  1. Su ritmo cardíaco y su presión arterial aumentan.

Es posible que haya notado que cada vez que levanta la voz y tiene una discusión acalorada, su ritmo cardíaco aumenta. Esto significa que tu presión arterial también sube, y por eso te ves nervioso, con las mejillas rojas y las venas asomando por los poros de tu piel. También estás respirando más fuerte y más rápido, algo que transfiere oxígeno y nutrientes a sus órganos principales. En algunos casos, puede notar que sus manos y pies están más fríos de lo normal.

  1. Su sistema inmunológico recibe un golpe.

Los investigadores han descubierto que incluso recordar una discusión acalorada que tuvo en el pasado disminuirá sus defensas inmunológicas durante 6 horas. Y esto es especialmente cierto para las personas que suelen ser tranquilas y la ira es rara en ellas. Las personas que se enojan con mucha facilidad pueden notar que se enferman con más frecuencia y que su sistema inmunológico se debilita. Eso, acompañado de su mayor ansiedad, pone en gran riesgo su salud sin siquiera darse cuenta.

  1. La ira crea una variedad de problemas de salud.

Cuando nos enojamos, las sustancias químicas que segregamos cuando estamos estresados inundan nuestro cerebro y nuestro cuerpo y siguen produciendo cambios en nuestro metabolismo. Es por eso que las personas con problemas de ira no tratados pueden sufrir dolores de cabeza, ansiedad, insomnio e incluso problemas digestivos. Las condiciones de la piel, como el eccema, también pueden aparecer en momentos de ira extrema. Como resultado, estas personas corren un alto riesgo de sufrir un derrame cerebral o un ataque al corazón.

  1. Tus recuerdos pueden verse afectados.

No son solo los traumatismos craneales físicos, como los que puedes experimentar jugando al fútbol, ​​los que afectan la memoria de las personas, sino también las situaciones cada vez más estresantes. Uno de ellos es tener una conversación verbal de forma airada con alguien, donde ambos intercambian palabras duras. Después de que termine el altercado, uno o ambos pueden recordar las cosas de manera diferente o haber olvidado por completo ciertas cosas.

Telemedical te explica las consecuencias de gritar para tu salud
  1. Gritar puede causar dolor crónico.

Gritar no solo es malo para quien lo hace, sino también para quien lo recibe, y el daño puede comenzar desde muy temprana edad. Gritarles a los niños puede dañarlos de múltiples maneras.

    Sus problemas de conducta pueden empeorar. Algunas investigaciones encontraron que los padres que gritaban mucho a sus hijos de 13 años notaron un comportamiento aún peor durante el próximo año de sus vidas.

    Su desarrollo cerebral cambia. Las personas a las que les han gritado mucho durante su infancia parecen tener una estructura cerebral diferente en las partes que procesan el sonido y el lenguaje.

    Pueden sufrir de dolor crónico. Algunos de los problemas que podrían seguirlos por el resto de sus vidas incluyen dolor de espalda y cuello, dolores de cabeza e incluso artritis.

Gritar no gana discusiones.

Las investigaciones muestran que gritamos durante una discusión porque confiamos demasiado en tener razón, pero no confiamos en que seremos escuchados. Pero las personas rara vez ganan las discusiones gritando, interrumpiendo y tratando las afirmaciones de la otra persona como indignas. Necesitan escuchar atentamente, comprender los puntos de vista de los demás y aprovechar sus diferencias. Razonar y mantener la calma es la única forma de hacer ver y comprender su punto de vista y, finalmente, convencer a la otra parte.

Cómo dejar de gritar

Hay ciertos pasos que pueden ayudarlo a controlar su ira y entablar una conversación saludable sin arrebatos:

  •     Piensa antes de hablar. Lo más fácil es decir algo hiriente y con malas intenciones de lo que después te arrepentirás. Pero el daño ya estará hecho y es posible que la otra persona no lo perdone.
  •     Exprese su frustración después de que se haya calmado. De esta manera, lograrás expresar aquello que te molesta de una forma sana y razonable. Las posibilidades de que la otra persona te respete y te escuche son mucho mayores de esta manera.
  •     Tómate un tiempo para encontrar posibles soluciones. Si te sientes abrumado, no dejes que ese estado de ánimo te ahogue y, en cambio, tómate un tiempo de paz. Durante ese tiempo, trate de pensar racionalmente y encuentre soluciones a sus problemas. Todo se puede solucionar siempre y cuando te lo propongas.
  •     No guardes rencores. Perdonar a las personas puede liberarte de toda la ira y el estrés que te generó un mal momento con ellas. Recuerda que todos dicen y hacen cosas que no siempre quieren decir y quieren perdón.
  •     Trate de ver las cosas con más humor. El humor no significa sarcasmo, y debes tener cuidado al distinguir los 2. Enfrentar situaciones estresantes con humor te ayudará a atenuar tu ira y abordar los problemas de tu vida de manera más eficiente.
  •     Practica técnicas de relajación. Respirar profundamente, escuchar música relajante y repetir palabras tranquilizadoras puede atenuar la ira cuando aparece. Puedes hacerlo mientras estás en un estado de calma en casa o cuando aparece algo estresante en tu plato.
  •     No tengas miedo de pedir ayuda. Si ves que nada ayuda y no puedes controlarte solo, puedes acudir a un profesional. Por supuesto, deberá esforzarse, pero el experto lo guiará de la mejor manera posible para alcanzar su objetivo.

Leave a Reply